El camarero parlanchín

El camarero parlanchín

viernes, 13 de julio de 2018

Nadie es perfecto, ¿verdad?

Se supone que en hostelería hay profesionales, pero profesionales.....¿de qué?
Gente que hace bien un café, o que sabe abrir un refresco. Camarer@s que tiran bien las cañas y cociner@s que consiguen el punto exacto para un risotto de muerte.O, incluso, encargados de hacer las compras y tratar con los proveedores de la manera adecuada. Nos forman para ello. En cualquier escuela de hostelería o módulo de FP nos preparan para eso. Y una vez que empezamos a trabajar seguimos aprendiendo. Nuestro jefe nos dice cómo hay que hacer las cosas y compañeros más veteranos saben cosas que aprovechamos para mejorar.
Pero.....no somos perfectos. Nadie lo es. Y de vez en cuando nos equivocamos y hacemos algo mal. El porqué es lo de menos. Está hecho. Y lo más normal es que tengamos a un cliente descontento. ¿Alguien nos prepara para eso?
Hay muchas variantes hasta llegar a ese punto. Por ejemplo: ha sido algo que ha salido mal de cocina. Lo normal es que quien tenga que gestionar ese error de cara al cliente no sea el causante del mismo.
No importa, es una de las tareas/labores/llámalo equis de quien está de cara al público. No importa, la situación es la siguiente: un cliente protesta o reclama porque su café está frío.
Partimos de dos situaciones: 1) tiene razón. 2) no la tiene.

Supongamos que tiene razón.
Una de las primeras palabras que nos salen para decirle al cliente es "disculpe". O "lo siento". "Perdone" podría ser otra. Personalmente me parecen un poco sumisas, y aunque en algún momento hay que decirlas prefiero actuar.
a) - No se preocupe, se lo cambio. Disculpe.
Claro y conciso. Va a tomar el café que quería tomar y le hemos pedido disculpas. Y le hemos restado importancia. Y se acabó el conflicto. Estas cosas son como los adelantamientos en carretera. Es algo peligroso y cuanto menos dure.....mejor.
b) - No se preocupe, se lo caliento. Disculpe.
No es la mejor solución. Es más, en la mayoría de los casos no sería una solución. Aunque el cliente lo haya insinuado. En plan...."oye, perdona. Mi café está frío. ¿Me lo calientas un poco?". En realidad no está pidiendo eso. Está pidiendo que le hagas otro pero de manera sutil.
c) - No se preocupe, se lo cambio. Disculpe. (Y luego le cobras dos).
Has solucionado bien un conflicto utilizando el apartado "a" pero has creado otro un rato después cuando ha ido a pagar. O quizás más sencillo. Has avivado las brasas del que se estaba apagando.

Supongamos que no la tiene.
a) Utiliza cualquiera de las tres opciones que he dado para el supuesto de que si la tuviera. Hazlo si el cliente te importa.
b) -Mire señor/a. No tiene razón. Su café está bastante caliente.
En mi opinión se tienen que dar la suma de tres factores para decir eso. Estás seguro de que su café está bien. Ese cliente no merece la pena. Y no se lo vas a cambiar. Si esas tres cosas las tienes claras.....adelante. Con educación pero adelante.

Matices: casi nadie va a comer o a tomar un café para charlar con un camarero que no conoce así que cuanto más breve....mejor. El exceso de disculpas puede llegar a ser contraproducente. Si las va a aceptar lo hará cuando arregles el error y te disculpes. Si no está por la labor.....da igual que te pases media hora. Entraréis en un bucle en el que llevarás las de perder.
Cuidado: hay gente que es feliz en ese estado. Hay gente que le saca punta a todo y es feliz con el bucle reclamación-disculpas-más reclamación-disculpas-aún no estoy del todo satisfecho-disculpas-¿me vas a invitar a algo o sigo insatisfecho?-disculpas-me enfado y no meo porque no me has invitado a la cena a sabiendas de que la coca cola que me trajiste era Zero en vez de light......
Más matices: discreción. Igual que no todo el mundo (casi nadie) dice en voz alta que su café está de muerte, no hace falta que todo el establecimiento se entere de que el café estaba frío y se lo estás cambiando. Nadie habla de ocultar nada. Se cambia y punto. Hay gente propensa al efecto contagio.
-El mío también. No dije nada porque soy muy educado y tímido pero el mío también lo estaba.

Pa ir terminando. Era sólo un ejemplo. Un café frío, un cliente que lo dice, un camarero que rectifica o no, y una situación concreta de tantas que se pueden dar. Una de las claves está en no pasar una rayita muy muy fina que separa el servicio del servilismo. No la paséis.

jueves, 18 de diciembre de 2014

Bayura

Hoy os dejamos la entrevista que le hicimos a Serxu Solares de Bayura.

¿A qué te dedicas? Quiero decir...te encuentro por la calle y.....hola, ¿a qué te dedicas? 
Pues tengo una microcervecería. ¿Que qué es eso? Algo que la gente piensa que es un negocio, pero que más que nada es una pasión en la que muy a largo plazo se puede ver algún beneficio económico.

¿Cómo empezó esto? ¿Y cuándo? 
Bayura nació hace ahora dos años. La primera la elaboramos por estas fechas en nuestras antiguas instalaciones en Mieres, ayudados por el maestro Diego Rodríguez "Cotoya". Hace muchos años que me gusta la cerveza. Empecé a aficionarme y tratar de descubrirla en 1.997 cuando mi profesor de la escuela de Hostelería, José Manuel Pelaez, nos llevaba algunas tardes a Maltaser a descubrir las cervezas que no tenían nada que ver con las clásicas industriales que veías en los bares, la típica cañita. Allí, de la mano de Pedro, Geli y Etel me adentré en un mundo apasionante, donde disfrutaba de la cerveza de otra manera pero sin encontrar aquello que más me gustaba. Yo siempre fui de bebidas amargas. Cuando no bebía alcohol me gustaban el Bitter y la tónica. Luego los vermuts más amargos, los gin-tonic clásicos y secos, y eso no lo terminaba de encontrar en las cervezas, quizás por ello me gustaba mucho la Guinnes. Porque era de lo más  amargo que había en el mercado. Hay que decir que esta archiconocida cerveza negra evolucionó para peor en estos años.
Un día conocí a Andrés Torre (El lúpulo feroz) y me dio a probar una Flying Dog Snake Dog (IPA) y de repente me dí cuenta de que aquello era lo que llevaba años buscando en el mundo de la cerveza. Yo soy enólogo, hacía vinos y conocía más bien poco del proceso técnico de la elaboración de la cerveza. Era algo que me llamaba la atención. Me fui poco a poco adentrando en este mundillo y aprovechando las técnicas que había aprendido en mis años en el mundo del vino (especialmente las del Cava) para comenzar a probar recetas y hacer diferentes estilos de cervezas.

¿Te gusta lo que haces? A la cerveza me refiero. 
Me parece un mundo apasionante. Creo que estamos todavía en pañales y que, poco a poco, vamos dando los primeros pasos. Hay mucho aún por descubrir y estamos dispuestos a ello.

¿En qué punto estáis? Producción....cervezas diferentes....distribución...etc....
Pues estamos en un claro momento de crecimiento. El salto a nuestras nuevas instalaciones en el Plígono de Roces (Gijón) nos permite hacer cerveza a un nivel mucho más profesional, con menos riesgos y, sobre todo, seguir haciendo recetas diferentes. En este momento ya tenemos 18 distintas que han visto la luz y quedan varios retos por sacar adelante. Estamos haciendo un enorme  trabajo con las levaduras. Investigando, probando y tratando de lanzar un proyecto de colaboración con la Universidad asturiana para sacar nuestras propias cepas de levadura. Sólo queda lo que siempre falta en la investigación. El dinero.

¿Cual es la meta? 
Si te somos sinceros nos gustaría que el 100% de nuestra producción se vendiera en Asturias. Esto significaría que la cultura cervecera habría conquistado nuestro país como ya lo hace en otros lugares del mundo. Es algo que vemos lejos. Ahora mismo queremos seguir haciendo cervezas que le gusten a la gente, que se hable de ellas y que sigan abriéndose puertas. Estamos iniciando la apertura del mercado exterior, con los primeros acuerdos en Holanda, Suecia, Dinamarca y Alemania.

Aconséjame una cerveza asturiana que nos sea la tuya. 
Caleya Pale Ale por el cariño a la marca y en recuerdo a Gonzaga.

En este punto en el que las cervezas artesanas están asentándose en la hostelería, las demás marcas ¿son competencia o compañeros en esto?
Creo que las marcas artesanas tenemos que trabajar de la mano para conseguir ser fuertes y poder luchar contra la bestial competencia desleal que tienen los fabricantes industriales. El mayor error que cometeríamos sería pensar que somos competencia. Para mi son todos compañeros de viaje que espero nos demos muchas alegrías.

¿Los hosteleros son receptivos?¿Responden a este producto?
Hay de todo, como en botica. Creo que lo primero que tenemos que cambiar es el chip y entendiendo las condiciones económicas que muchas veces puede aportar a un negocio una marca industrial. Creo que el hostelero tiene que ver también quien está detrás de un producto y de otro. Al artesano lo puedes conocer, te puedo consumir y puedes ver lo que hace y dónde lo hace. Detrás de la otra cerveza hay fundamentalmente imperios económicos que sólo piensan en el rendimiento que les den sus dividendos.

¿Por qué el nombre?
Bayura significa en asturiano prosperidad, abundancia. Creíamos que era una palabra que podía definir muy bien el deseo que tenemos con este proyecto. Sin lugar a dudas queríamos un nombre asturiano que nos identificase con nuestro origen, con nuestra tierra.

Pues nada más. Un placer charlar contigo y muchas gracias. 

viernes, 14 de noviembre de 2014

Cervezas artesanas asturianas.

Lo que hace un par de años o tres era impensable empieza a ser frecuente. Ya no es una moda pasajera, ya no es una locura transitoria, ya se empiezan a conocer sus nombres. La gente ya pide una Caleya, o una Cotoya. O pregunta si tienes algo de Bayura o La Xana. Y a esos clientes ya se les puede ir diciendo que tenemos una nueva que ha salido. Son de Tineo y se llama Deva.
Las cervezas asturianas y artesanas se venden cada vez más, y aunque es difícil aspirar a ser la cerveza más vendida en cualquier bar, están desbancando a alguna de las tradicionales que andaban por ahí metidas en alguna cámara.
Para estos "enamorados" del lúpulo y su mundo es una aventura el hecho de conseguir que una cerveza sea abierta para un cliente en una cervecería. Es su aventura. Su sueño. En estos casos hecho realidad. Algunos están en pañales, otros ya tienen cierta experiencia. Ya han ganado premios en algún certamen nacional, y cada vez que salen de nuestra región consiguen premios y reconocimientos que les hacen creer aún más en lo que hacen.
Serxu Solares y Adriana Zapico comenzaron a elaborar en 2.012 una cerveza que salió al mercado en 2.013. Ahí nació Bayura.
Los amigos de Diego Rodríguez le animaron a que dejara de fabricar cerveza para casa y se dedicara a comercializarla. Desde entonces compatibiliza su trabajo con la elaboración de una cerveza llamada Cotoya con sede en Santo Adriano. Su sueño es dedicarse única y exclusivamente a ello.
Caleya, por su parte, tiene base en Rioseco, desde donde fabrican casi 5.000 litros de su cerveza. Se trata de una empresa que, tras conseguir sacar adelante el papeleo y permisos necesarios está ya al máximo de su producción. Silvestre Alonso y César García, dos jóvenes asturianos, comenzaron hace casi cuatro años a hacer experimentos para lograr la cerveza que les gustaba. Lo hicieron tras visitar en Cantabria a un amigo que decidió montar su propia fábrica.
El Molín del Nora lleva desde 2.008 haciendo cerveza, introduciéndola no sólo en Asturias si no también en otras regiones como Cataluña. Xana -su cerveza- presenta hasta ediciones especiales para las Navidades, algo muy frecuente en paises con más tradición cervecera.
Y desde hace poco más de tres meses, desde Tineo nos sirven a la más joven de la familia. Cerveza Deva. Cuatro amigos se juntaron para  dedicarse a lo que más les gustaba. A primera vista el nombre podría indicar que son de Gijón, pero no es así. Más adelante os contaremos su historia.

Mención especial para Ca' Beleño y El Espumeru. Dos cervecerías en Oviedo y La Felguera que fabrican su propia cerveza. Única y exclusivamente para vender en sus locales. Ordum y Curuxera sólo se pueden encontrar allí, directamente desde los tanques al grifo. Meritorio, muy meritorio.

Hoy os hemos introducido en este mundillo que cada día crece más, pero tenemos mucho más que contaros. Haremos una entrevista a cada uno de ellos. Que nos cuenten un poco cómo han llegado hasta aquí y cuales son sus metas.
Así que en breve.....entrevista con todos ellos. ¿Os lo vais a perder?
  

jueves, 23 de octubre de 2014

¡Hazlo tú!

¿Se considera hostelería la charcutería del supermercado de enfrente? No. Vamos, yo no lo veo así. Como tampoco creo que por el hecho de comprar un zumo en cualquier tienda el que te lo cobra sea camarero. 
O las máquinas expendedoras a las que recurrimos cuando está todo cerrado y no hay más remedio que salir casi en zapatillas. No creo que eso sea un negocio de hostelería. 
Esto viene a cuento porque estamos llegando a un punto de auto-servicio exagerado. Franquicias.....inventores de lo imposible.....y derivados nos llevan a una situación pelín surrealista. Entiendo que sea para abaratar costes, o que sea lo que funciona nosedónde, pero aquí.....no lo veo. Al menos para la mayoría. 
Domingo, diez de la mañana, capital de provincia y sitio muy chulo (visto desde fuera). ¿Desayunamos?
Nos sentamos y al rato vemos que nadie sale a atender las mesas, y que en un rincón de la barra la gente hace cola para pedir. No es la primera vez que entro en un sitio así, pero (creo) si  la primera que no hay ningún cartelito que lo ponga. Ni, por supuesto, nadie de los que allí trabaja nos dijo nada. 
-Perdone, tiene que levantarse y pedirlo en barra.
No, nada. Y hablamos de un sitio relativamente pequeño. Siete mesas, y una barra pequeña. 
Cuando cansamos de leer la prensa -ah no.....que tampoco había prensa- me levanto y me dirijo a la esquinita. Dos chicas están atendiendo los pedidos de la gente. Hay cosas achacables a ellas y cosas cuya responsabilidad es de los jefes. Que no se atienda en mesa....es orden de sus jefes (que andaban por allí). Que no se enteren de una .....es responsabilidad propia. Estudiantes, monas, administrativas, jóvenes, morenas.....eran mil cosas, pero camareras desde luego que no. 
-Hola, ¿quién va?
¡Coño, va a ser que es el super! 
-Yo. Quería tres cafés de desayuno, dos croisants y una caracola. Dos de los cafés cortos de café. 
-Muy bien. Los cafés ¿pequeños o medianos?
-De desayuno. Medianos. 
Me saca una bandeja tipo hamburguesería y espero. ¡Vaya si espero! En aquel momento ya éramos cuatro los que teníamos un pedido pendiente. Los cafés que la chica había preparado para mi los utilizó una compañera para su pedido. Entonces....empezamos de nuevo. 
-Perdona, tus dos cafés ¿cómo eran?
-Perdona....tres. Tres cafés de desayuno, dos de ellos bajos de café. 
-¿Pequeños o medianos?
-Medianos. De desayuno. 
-Ah...ya recuerdo. Y tres caracolas. 
-Noooo....dos croisants y una caracola. 
Mientras espero compruebo que hay clientes  (sobre todo la gente mayor) que está en sus mesas con cara de no entender porqué llevan un rato allí y nadie les pregunta. Personalmente opino que aunque tus jefes te digan que se trabaja de una manera y que tienen que ir a la barra a pedirlo sería bueno decírselo a eso señores que llevan diez o quince minutos esperando. Es una situación incómoda. 
Sigo esperando a que suene la flauta y tenga mi pedido. Me pone tres cafés en la bandeja y me dice....
-¿Le pongo otra bandeja para las caracolas?
-Nenaaaaa......dos croisants y una caracola. Y no....no hace falta. Ponlo aquí de una p......uñetera vez. 
Por fin. Tres cafés, dos de ellos cortos de caf.......(jajajajaja ilusos) y la bollería. Los dos croisants en el mismo plato y la caracola en otro. ¿Cubiertos? ¿Qué es eso? A mano, faltaría más. 
Y hala....a desayunar. Que ya era la hora del vermutín, pero bueno. 

¿Conclusiones? Muchas. Por partes. 
Es una oferta muy respetable, y nadie obliga a nadie a entrar. Es legal y seguro que tiene todo en orden. 
Si el servicio es de menos calidad que la media de los negocios de hostelería el precio de las consumiciones también debería serlo. No se puede (o no se debe) cobrar lo mismo por una atención en la mesa, con la prensa a disposición del cliente, cubiertos y plato para cada cosa y eficacia del personal que por algo cómo lo que os acabo de exponer. Siempre pongo el mismo ejemplo. No puede ser igual el precio en una gasolinera de las de siempre que en una de esas donde te pones el guante, vas hasta la caja y pagas para marchar con un olor a gasolina que te persigue toda la mañana. No, no puede ser. 
Más conclusiones. Funciona en otros sitios, o eso de "es el modelo europeo". Ya, pero estamos dónde estamos, y no gusta salir, y alternar, y tomarnos las consumiciones en los bares, y charlar con los de la mesa de al lao, y leer el Marca, y pagar al marchar, y gritar desde la mesa "guaje, pon otra". No todos los modelos son válidos para cualquier sitio. Igual una sidrería no funciona en Cabo Verde. 
Hablando de sidrerías........también se están "amariconando". En una sidrería se nos echa la sidra. Escanciar de toda la vida. Tener sidra no da derecho a decir que es una sidrería. Sidra la tiene el Alimerka para vender y no por eso lo es. Ahora está muy extendido lo de los aparatitos mecánicos que la echan. Pides una botella, y ahí te ponen un maquinón en la barra, o el Isidrín de turno para que tú vayas echando. O lo que es peor......nada. Y ya tú te sirves si quieres. No, no, y no. No es así. Luego nos extrañamos y nos emputecemos cuando viene gente de afuera y nos dice....
-Hola, dos sidras. 
-Verá es que aquí va por botellas. 
-Ah, vale, pues ponga media que tenemos bastante. 
Y nos reímos de ellos cuando un culete les lleva media hora tomarlo. 
-Venga oh.....espabila, que no ye un Kas limón. 
No son sólo los de afuera los que están cambiando la manera de tomar la sidra. Una botella de sidra se escancia (no es negociable). Una botella de sidra da pa seis culetes de sidra (cinco o siete .....son negociables) pero nunca ocho. O nueve. No son chupitos. Son culetes. Si uno va a tomar sidra....un vaso. Si van dos.....un vaso. Si van más de dos.....dos vasos. Y punto. El ritmo de camarero es el que es y la tradición es la tradición y dice que se comparte vaso. El que quiera sidra ....con todas las consecuencias. 
Y los foráneos pueden pedir, pero somos nosotros los que tenemos que explicarles que no, que no es así. 

En cualquiera de los casos anteriores (sitio del desayuno, gasolinera o sidrería) y en muchos más, las cosas van por ese camino por un motivo. Ahorrar. Eliminar costes. ¿Consecuencia? Menos empleo. Y luego nos quejaremos, o habrá iluminaos de esos que se reunirán para estudiar el porqué del paro. Coñooo....todo lo hacemos nosotros. Nos servimos el desayuno.....echamos gasolina.....y nos escanciamos la sidra. 

Aunque haya terminado un poco reivindicativo no olvidéis el motivo del post. La cajera del Alimerka que nos cobra la botella de Martini y la bolsa de patatas.....no es camarera. 

Otro día más.  

viernes, 17 de octubre de 2014

Sexo en la hostelería.

A veces las cosas no son lo que parecen.
Publicidad de hace años de un conocido local. "Coma todo el marisco que pueda por 5.000 pesetas".
Era una pasada. Sonaba a chollo. Sonaba a ..... "joerrr.....voy en ayunas y se cagan. Me pongo las botas".
-Hola, venía a esto de comer todo lo que pueda por 5.000.
-Pase, allí tiene su mesa.
Mejillones.....una buena bandeja de mejillones. Almejas.....enorrrrme la fuente. Ese era "el truco". Si no acababas lo que te traían no había más comida. Era (como decía la publicidad) todo el marisco que podías comer. ¿No puedes más? Pues hala....son 5.000.
No es publicidad engañosa. No es (por supuesto) ilegal. Pero....está cogido con alfileres. Supongo que más de uno salió cabreado del sitio ese.
Ya lo hablamos varias veces, nadie regala nada. Los chollos casi nunca lo son.
En algunos negocios con menú del día es frecuente que aparezca un plato estrella. Un cebo. Algo sugerente, muy sugerente. Algo que no es fácil que aparezca en menús de ese precio. Un ejemplo.
Menú del día. Macarrones con chorizo, ensalada mixta y arroz con bogavante. De segundo...filete de ternera, pollo al ajillo y parrocha. El cebo es el arroz con bogavante, y, en muchos casos se hace muy muy poca cantidad.
-Se nos terminó.
-Pero....¿ya?
-Si, es que todo el mundo lo pidió. Tiene tanto éxito.
-Ya, ¿se terminó a la una y cuarto? Cachocabrón.
Es un poco como las ofertas de algún electrodoméstico o cacharrito electrónico. Precio muy goloso y coletilla. "Hasta fin de existencias". Te acercas a comprar lo que viste en el catálogo y si no queda....un porcentaje elevado se compra otro. Con el menú...igual. Lo normal es que te quedes a comer los macarrones y el filete.
Ojo, dije algunos. Cada vez es menos habitual.
En las cestas típicas de Navidad que se empiezan a sortear por todos laos (las odio) sale una foto de lo que te llevas. En esas empresas el crack es el de marketing y el fotógrafo.
Jamón, turrón, vino tinto, vino blanco, vino rosado, vino dulce, botella de Chivas, botella de Carlos III.....
Si os fijáis en las fotos, lo habitual es que venga una botella de Chivas y una caja de Chivas. Con lo cual, a la vista nos indica que hay dos cosas cuando realmente no es así. Le hacen una foto a la caja. Vacía. Y si el coñac viniera así....también. No es mentira. No hay photoshop de ese, pero creo que es publicidad engañosa. Creo. O, al menos, a veces las cosas no son lo que parecen.
En todos los ejemplos que puse hasta ahora, la hostelería sale mal parada. También pasa al revés.
Vas con el coche por el culo del mundo y ves un letrerito de "Aguila negra" que pone Bar Manolo y paras porque quieres ir al baño. El tal Manolo tiene cuatro mesas allí con mantel de papel pero un cocido o un cordero como nunca has probado. Y te quedas. Y comes. ¡Vaya si comes! Y si no hubiera sido por la incontinencia no hubieras parado allí en la vida. Todos conocemos o hemos escuchado hablar de sitios así.
Las nuevas tecnologías ayudan a mejorar. Si, también en hostelería. Una página de facebook o una aplicación para buscar dónde comer son una ayuda, pero también podemos hacernos una idea de un sitio y luego....defraudarnos. Las fotos pueden dar lugar a confusiones, o, mejor dicho, a decepciones.
Habitación con vistas, un baño, internet y a 800 metros de la playa. Eso lo hemos visto TODOS. ¿A 800 metros? Será en línea recta ¿no?. Que si....que seguro que en  el satélite ese que nos tiene controlados a todos (¿no lo sabías?) aparece la playa a esa distancia, pero si tienes que ir caminado -que es lo suyo- pueden ser tres kilómetros fácil.
Hotel. Madrid. O Barcelona. O Calatayud. O Cuenca. Dónde queráis. A....cinco minutos del centro.
-¿De qué centro? La mayoría "están" a cinco minutos del centro. Para algunos el centro es la Plaza del Ayuntamiento. Para otros es la Catedral. Para unos pocos...la estación de autobuses. Incluso he visto sitios que dicen eso de los cinco minutos del centro porque tienen cerca la mejor cervecería de la ciudad. Que será de ellos, claro.
Otro día....más.



¿El qué? Ahhh....que esperabas que hablara de sexo en la hostelería. Pues no, pero ya te avisé en la primera línea. Recuerda: "a veces las cosas no son lo que parecen". Y este post no es lo que parece. Espero no tener denuncias por ello. 

miércoles, 15 de octubre de 2014

¿Realidad o ficción?

Hoy vamos a dar una vuelta por bares que han salido (o salen) en series de televisión o películas. Los hay que han pasado desapercibidos y los hay que son míticos. Los hay reales -que ya estaban antes de que se rodara en ellos- y los hay que fueron creados para la trama. Pero vamos a jugar un poco. Yo os cuento doce de esos sitios y vosotros me decís cuales son una cosa y cuales otra. ¿Hace?

Empezaremos de menos a más difícil.

1- Los ladrones van a la oficina fue una serie española con un reparto memorable y un humor....de aquella manera. El bar se llamaba "La Oficina". Ya sabéis la pregunta. ¿Era real o formaba parte del decorado de la serie?

2- Los Serrano. Otra de las series españolas con bastante éxito y que la mayoría de la trama se desarrollaba en una taberna. En este caso "Taberna Serrano". Por cierto, Antonio Resines era el tabernero en ambos casos.

3- "La Taberna de Moe" forma parte imprescindible de Los Simpson. ¿Cuánta cerveza se habrá vendido allí?

4- Vamos a hacer patria. En Lastres muchas de las tramas del Doctor Mateo tenían cabida en "La Taberna de Tom". Gran serie que consiguió que toda España se enganchara a unos paisajes espectaculares.

5- Vamos rápido. El Bar más famoso de Boston y que daba nombre a una serie se llamaba.....

6-¿Y el de Friends? ¿Que no has visto esa serie? Perdona pero acabas de aterrizar de Marte, ¿verdad?

Tres de series españolas.

7- Si.....7 vidas. Peazo serie con dos peculiaridades. Los capítulos se grababan con público. Y un asturiano que nos sigue haciendo reir con infinidad de proyectos era uno de sus guionistas. Maxi Rodríguez. Ya he insinuado que el bar era parte del decorado, pero entonces.....¿cómo se llamaba?

8- Aída y el "Bar Reinols".

9-Tinín. El Bar de Tinín era un foco de noticias en Cuéntame cómo pasó, pero tenía nombre. Era el "Bar Nalón". ¿Existió? ¿Existe?

Y ahora dos un poco más....difíciles.

10- Amelie Poulain y Nino Quincampoix (telita con el apellido) se enamoraron en un bar en la trama de una famosa película. ¿Cuál era (y es) el nombre de ese bar?

11- Y en un adelanto del próximo post de este blog, vamos a hablar de sexo. Concretamente de orgasmos fingidos. Se supone que en el cine lo son todos. Se supone. Pero en este caso se trataba de que además de serlo.....lo pareciera. Hay una escena mítica en la que Meg Ryan finge un orgasmo en un bar. Acabo de leer que allí la gente no se hace fotos, allí la gente va, se sienta e intenta emular a la actriz. Sin comentarios. Dos preguntas. ¿Cómo se llama la peli? y.....¿el bar?

Ya está. Ahora espero vuestros comentarios. No hay que saberlo todo, pero si intentarlo. En las primeras ya sabes.....¿cuáles existen y cuáles eran decorado? Y en las dos últimas.....
Habrá premio para aquel o aquella que más sepan. También se admiten sugerencias de bares de cine o de series. Hay muchos, y la mayoría nos los hemos dejado en el tintero, pero es que este blog no es mío, es vuestro, así que.....a ello!!
Gracias.

sábado, 11 de octubre de 2014

Cabrones.

Hace poco leí algo así como ....."si haces un favor a alguien con asiduidad, cuándo dejes de hacérselo serás un cabrón".
Viene a cuento porque en este mundillo de la hostelería si un día eres espléndido....tendrás que serlo siempre. La gente lo toma por norma. Voy a intentar explicarlo.
Cuatro personas a cenar, botellina de vino, postres y cafés. En una cuenta de 80 euros entra dentro de lo probable que los cafés vayan como invitación de la casa. Si es el caso....la gente lo tomará por norma. Y se dará el caso de que si dentro de un mes vuelves por allí, y (por lo que sea) te los cobran....estará mal visto.
Sin embargo, si nunca lo han hecho, no será tan grave.
-Éste....¿qué se piensa? ¿Quiere comprarse un coche nuevo?
-Se le está subiendo a la cabeza.
-Pues lo lleva claro, yo no vuelvo. Voy al de la calle de atrás.
Y el de la calle de atrás será ese dónde siempre te cobran todo. Pero da igual, es pa castigar al primero.
Hace poco llega una señora, pide una caña, deja dos euros y se la cobro. Cuando vuelvo con la vuelta me dice.....
-Otras veces no me la cobran.
-¿Perdoneeee? ¿Locualo?
-Que otras veces no me cobran la caña.
La señora en cuestión suele llevar comida, y de vez en cuando, si alguien espera un rato por el pedido, no se lo cobra la consumición.  Ojo....de vez en cuando. Nosotros decidimos. No creo que nadie pueda enfadarse  si cobramos lo que toma. Además, el día en cuestión llegó....pidió la caña (no dijo nada de la comida) .....y dejó dinero para cobrarla.
¿Era una trampa? ¿Quería pagar? Nunca lo sabremos.
Con la crisis ha aumentado la gente que anda por la calle pidiendo una ayuda. Hay de todo. Gente que lo necesita y que le sirve cualquier cosa con la que puedas ayudar y gente....de aquella manera. Pero a lo que voy.
-¿Me da un pincho para mi familia?
-Aquí tiene. ¿Le sirve de tortilla?
-Si, si...cualquier cosa.
Día siguiente....
-Hola....¿me da un pinchín para ....?
-Si, aquí tiene.
Día siguiente.....
-Hola....¿me da algo para cenar mis hijos?
-Mire....hoy se me terminaron.
-Malagente......ni una ayuda para unos niños......ojalá se vea alguna vez en esta situación!!
No es justo. A veces no se puede. Y no creo que sea justo ponerse así. En estos casos te planteas si no es mejor decir NO la primera vez.
Ojo.....son ejemplos. Ejemplos que me han pasado. No digo que sea todo el mundo así. Sólo hablo de que no es justo.
Hay cartelitos de esos míticos que se ponen en los bares que viene a cuento. Se suele decir que por el precio de un café (un euro con algo) el cliente tiene.....un café, un vaso de agua, prensa, televisión durante un rato, servilletas, palillos, última hora del barrio, galletita (si la ponen), otro de azúcar, aspirina etc.... etc....etc
-Oye, ¿tendrás algo pa la cabeza? Me duele un montón.
-Si, mire, tengo una aspirina aquí que le viene bien para....
-No, es que no me va bien. ¿Tiene otra cosa?
-Vamos a mirar. Pues si, mire, Gelocatil.
-No, yo soy más de Ibuprofeno.
-Ya, pues mire, creo que se ha confundido. La farmacia queda en la otra esquina.
Y es cuando se enfadan.
-Uy, un impresentable el chico de aquella cafetería.
Esto hace un tiempo que se acabó. Ahora tenemos prohibido dar a los clientes ningún tipo de medicamento. Y se lo dices. Que tú quieres, pero que no puedes. O que (directamente) no tienes nada. Y parece mal.
-Señora, cuando en la farmacia le pongan un cortadito de esos que toma usted yo le pongo Ibuprofeno.
Y ya, si nos metemos en temas más serios.....la cosa se pone tensa.
-Tío, déjame 20 euros que me quedé sin nada.
-Oye, me debes 40 de dos veces que....
-Ya joerrr, por eso. Qué más da 40 que 60. ¿No te fías de mi?
-Ehhhh.....bueeeeeno....la verdad.....
-Joder, qué somos colegas. Y soy cliente.
Ya, motivo más que suficiente para decir que no desde el minuto uno.
Si no le dejas el dinero perderás un cliente. Si se lo dejas perderás un cliente....y el dinero. Casi fijo.
Hace mucho (sin nombres por lo de la protección de datos) viví en primera persona el caso más surrealista.
Cliente que pide dinero (mal rollo) para jugar a la máquina (mal rollo) de otro bar. Si, has leído bien. Venía y pedía dinero para ir a echarlo a la tragaperras de otro negocio. Surrealista, pero cierto. Y lo veía normal.
Otro día.....más.